Antes de negociar un nuevo convenio para el Tren de Altas Prestaciones es necesario definir las necesidades ferroviarias

Tiempo estimado de lectura de este artículo: 
5 min.

La presidenta de la Camara de Comptos ante los parlamentarios y parlamentarias navarras...Un informe de la Cámara de Comptos, presentado ayer en el Parlamento de Navarra, analiza las cuentas del Tren de Altas Prestaciones (también conocido como Tren de Alta Velocidad, TAV). Dicho informe detalla como la Alta Velocidad Ferroviaria en Navarra es un proyecto del pasado, pensado para una situación económica que ya pasó, la de un continuo crecimiento de la economía. Así mismo, el convenio económico Navarra-Estado que regula la construcción del TAV es poco concreto en muchos aspectos, y es de difícil cumplimiento, según este informe.

Mientras tanto, se mantiene abierta la discusión de negociar un nuevo Convenio Económico (general) entre Navarra y el Estado español. Un nuevo convenio necesario para actualizar todos los datos económicos que no fueron actualizados por anteriores Gobiernos.

Sin embargo, “de tapadillo”, detrás de ese objetivo general y loable de actualizar el Convenio (general), se esconde otro objetivo diferente… la negociación del convenio por el que Navarra y el Estado organizan, financian y construyen el Corredor Navarro de Alta Velocidad Ferroviaria. Veíamos recientemente en prensa como el propio Ministro de Fomento iba a visitar Navarra con el fin de avanzar en dicha negociación para la construcción del TAV, y todo ello mezclado en la misma noticia donde se habla de la negociación del Convenio general...

De este modo, parece que el Gobierno de Navarra ha decidido continuar con el mismo y caduco proyecto (a decir de Comptos) y plantea continuar sus obras, sea en la zona de Tafalla, o con una nueva estación del TAV en Etxabakoitz y la correspondiente modificación de la vía del “bucle ferroviario” que bordea Pamplona-Iruña. Ambos proyectos no son más que parte de un mismo proyecto viejo y caducado que se planteó hace ya 20 años. No han cambiado ni una coma de ningún texto ni un trazado de ningún plano, es el proyecto de siempre.

De ahí que las argumentaciones para interpretarlo son las mismas porque estamos ante los mismos planos, con el mismo presupuesto, y con las mismas afecciones sociales y medioambientales, con las mismas irregularidades del PSIS de Etxabakoitz y por mucho que se cambie el nombre, o que se cambie la persona que lo está gestionando, sigue siendo la misma decisión de siempre. Nos da igual que se continúe el proyecto en Tafalla o que se continúe en Etxabakoitz.

¿Acaso se han parado a pensar que modelo de tren necesitan la mayoría de los navarros y navarras? ¿Hay algún informe estadístico que contabilice que necesidades de tren hay en dirección Bilbao y qué necesidades de tren hay en dirección Madrid? ¿Hay algún informe técnico que haya analizado la rentabilidad económica de esta decisión? ¿Se han tenido en cuenta las afecciones medioambientales y sociales que tendría la modificación de la vía en pueblos como Arazuri, Ororbia, Iza o en el propio río Arga en su zona inundable a su paso por Ororbia? ¿Es esta la máxima prioridad de inversión en Navarra? ¿Qué informes técnicos avalan esta decisión?

Desde la Fundación Sustrai Erakuntza nos congratulamos de que se analicen los costes y beneficios del TAV, como ha hecho la Cámara de Comptos, y que dicho análisis se ponga en conocimiento de la sociedad. Sin embargo, nos preocupa como la negociación de un nuevo convenio para seguir construyendo esta ruinosa infraestructura se mantenga ligada a la negociación del convenio general Navarra-Estado, cuando son cosas diferentes, con objetivos diferentes, y con impactos sociales y ambientales muy diferentes.

Y nos preocupa que se negocie el convenio para construir el TAV sobre todo porque en ningún momento nadie, ningún Gobierno, ha podido demostrar la necesidad y las bondades de realizar tamaño gasto económico y ecológico de construir tan grande infraestructura. La Fundación Sustrai Erakuntza considera que la decisión de continuar con estos derroches económicos es dañina para la sociedad navarra, y además destructora del medio ambiente de la comunidad.

Es dañina para la economía porque supone un dispendio económico innecesario, dado que no añade ningún beneficio cualitativo a la red de transportes. Tras la adaptación de las vías actuales a través del 3º raíl con una inversión mínima, estas podrán absorber todas las necesidades de desplazamiento de pasajeros/as y mercancías, tanto en ancho convencional como en ancho internacional. Y todo ello con un gasto mucho más pequeño.

No podemos asumir que se insista con la misma idea vieja y caduca. Nos oponemos a los proyectos de construcción de nuevas plataformas ferroviarias en Navarra, entre otras cuestiones porque en Navarra no tenemos ni siquiera una planificación de movilidad y transporte que sirva como guión para tomar las decisiones. Para definir qué modelo queremos, el desarrollo de la Ponencia sobre movilidad en el Parlamento Navarro podría ser útil, pero vemos que ese necesario debate no se realiza, o se posterga...

Durante años, la construcción de infraestructuras, necesarias o no, ha inflado la burbuja especulativa del hormigón, mientras se alentaba la especulación en los mercados financieros con la deuda que contraíamos de por vida todos los navarros y navarras para poder financiarlas en detrimento de recortes económicos en todos los servicios públicos como sanidad, educación y servicios sociales.

El Tren de Altas Prestaciones (TAV) es un modelo de transporte altamente despilfarrador de energía y materias primas tanto en la construcción de la nueva plataforma como en su propio uso. Las canteras y escombreras vinculadas a este proyecto no son pocas, y en Navarra tenemos numerosos ejemplos al respecto. Pero además su consumo energético es muy elevado, mayor que el del tren convencional, por lo que su desarrollo sirve de base para justificar el mantenimiento de las ilegales centrales térmicas de Castejón, y estas a su vez para justificar las impactantes líneas de alta tensión.

Por todo este conjunto de motivos, Sustrai Erakuntza cree que es necesario demostrar inteligencia y eficacia apoyando la opción de mejorar, todo lo necesario, la actual vía ferroviaria en toda Navarra, y oponerse contundentemente a la construcción de cualquier trozo del viejo y caduco proyecto del Tren de Alta Velocidad, se ejecute en Tafalla o se ejecute en Etxabakoitz. Por lo tanto, antes de tan siquiera pensar en negociar un nuevo convenio para la construcción del TAV, es necesario demostrar taxativamente su necesidad y sus beneficios.

Fundación SUSTRAI Erakuntza
www.fundacionsustrai.org y www.sustraierakuntza.org
sustraierakuntza@gmail.com

La presidenta de la Camara de Comptos ante los parlamentarios y parlamentarias navarras...