Carta a la Consejera de Medio Ambiente sobre los proyectos de autopistas eléctricas por Navarra

Tiempo estimado de lectura de este artículo: 
9,5 min.

Una concentración de la Red de Apoyo Mutuo en respuesta a las Interconexiones Energéticas Pirenaicas, realizada durante el pasado Volt2Os presentamos la carta que hemos escrito desde la Red de Apoyo Mutuo en respuesta a las Interconexiones Energéticas Pirenaicas, y que se ha enviado a la Consejera de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra. Con ella se quiere hacer frente a las importantes noticias que nos llegan desde las instituciones españolas y europeas referentes a la construcción de nuevas líneas eléctricas de muy alta tensión por nuestro territorio, que atravesarían áreas de alto valor ambiental. Se ha enviado copia también a Red Eléctrica Española y a la Delegación del Gobierno del Estado Español en Navarra.

Estimada Sra. Elizalde,

En nombre de la Red de Apoyo Mutuo en respuesta a las Interconexiones Energéticas Pirenaicas, integrada por numerosas organizaciones medioambientales y ciudadanas representativas, y particulares que se oponen a los proyectos de interconexión energética entre España y Francia a través del Pirineo, nos dirigimos al Gobierno de Navarra a través de su persona para exponerle las razones por las que nos oponemos de manera taxativa a los proyectos de interconexión eléctrica y otras líneas de Muy Alta Tensión o autopistas eléctricas (de 400 kV) proyectadas para cruzar el territorio de nuestra Comunidad Autónoma. Es decir, los proyectos conocidos como Dicastillo (Navarra) - Itsaso (Gipuzkoa), y Cantegrit (Département des Landes, Francia) - Navarra (presuntamente Muruarte) que están previstos en la Planificación de la red eléctrica española para el periodo 2015-2020 y posterior. Estos proyectos de interconexión eléctrica forman parte de una declaración firmada en Madrid el pasado 4 de marzo, en la que participaron los dirigentes de Francia, Portugal y España, además del presidente de la Comisión Europea, el comisario europeo de Clima y Energía y el presidente del Banco Europeo de Inversiones.

Asimismo, en nombre de las personas y entidades que constituyen la citada Red de Apoyo Mutuo (que figuran como firmantes en los documentos adjuntos y que se han comprometido a luchar conjuntamente contra estos proyectos) solicitamos formalmente al Gobierno de Navarra que se oponga a las autopistas eléctricas o líneas de Muy Alta Tensión a las que se ha hecho referencia, defendiendo así a los afectados por estas y al territorio navarro que atravesarían, generando, sin duda, muy severas afecciones.

Cabe destacar, en relación con el segundo de los proyectos señalados, la interconexión eléctrica Cantegrit - Navarra, que a fecha de hoy apenas se conocen datos sobre sus características (técnicas y coste) y posible trazado. Fue registrado por el gobierno español a modo de "petición genérica para su posible inclusión en los Proyectos de Interés Comunitario (PIC)". La consulta sobre PIC de la Comisión Europea de julio a octubre pasado se hizo sin publicidad del lado español impidiendo la participación y la defensa de los intereses de la ciudadanía potencialmente afectada. Además, la Comisión Europea aprobó el pasado 18 de noviembre este proyecto genérico como PIC bajo la denominación “2.27 Capacity increase between Spain and France (generic project), (3) Priority Corridor North-South Electricity Interconnections in Central Eastern and South Europe ('NSI East Electricity')” sin publicar los resultados de esta supuesta consulta.

Sin embargo, pese a esta absoluta falta de transparencia y el desconocimiento del trazado, las poblaciones cercanas al Pirineo navarro, y a las de la montaña navarra y guipuzcoana afectadas por la línea Dicastillo - Itsaso, potencialmente afectadas, hemos comenzado ya a organizarnos para impedir que Navarra vuelva a sufrir las consecuencias de lo que consideramos un desarrollo mal entendido, por el que ya hemos tenido que pagar un altísimo precio a lo largo de la historia reciente a causa de varios proyectos de infraestructuras poco útiles y costosos como otras líneas de Muy Alta Tensión, el TAV, autopistas y canteras.

Muchas y acertadas son las razones que nos llevan a oponernos a los proyectos de autopistas eléctricas antes citados, las cuales no se reducen, simplemente, al rechazo sin más de dichos proyectos, pues se fundamentan también en la búsqueda de un nuevo modelo energético para el que resultarían innecesarias y altamente costosas infraestructuras como las proyectadas. Todas ellas figuran pormenorizadas en los documentos anexos a esta carta adoptados recientemente que han servido de base para constituir nuestra Red de Apoyo Mutuo y han sido ya suscritos por numerosas asociaciones medioambientales y colectivos ciudadanos y personas:

No obstante, a continuación, queremos destacar por su importancia algunas de ellas:

  • El calentamiento global del planeta es el mayor reto y la mayor amenaza a la que se enfrenta la humanidad. Por otra parte, la energía nuclear ha dado ya suficientes muestras de su inaceptable peligrosidad. Pues bien, este tipo de interconexiones, conforme a los datos que manejamos, apuntalan el modelo energético basado en los combustibles fósiles y la energía nuclear. Se hace preciso y urgente, por tanto, oponerse a estas y avanzar, por contra, hacia un modelo basado en energías blandas, limpias y renovables, generadas y consumidas localmente. En definitiva, nos parece una irresponsabilidad destinar más dinero público a perpetuar un modelo que se ha mostrado ya insostenible y caduco.
  • Navarra produce ya mucha más electricidad la que precisa. Además, España tiene una capacidad de generación eléctrica infrautilizada y las numerosas centrales de ciclo combinado ya instaladas funcionan por término medio por debajo del 20% de su capacidad real y aún menos para las ilegales centrales térmicas de Castejón del Ebro. Incluso en los momentos de máxima demanda, no alcanzan el 50% de su capacidad. Tampoco Francia importa mucha electricidad desde España (ver datos a continuación) En definitiva, no parece que necesitemos importar más electricidad ni tampoco Francia precisa importar más desde España.
  • Las compañías de red de transporte eléctrico, Red Eléctrica de España (REE) y Réseau de Transport d’Electricité (RTE) no han realizado (o publicado) un análisis de las verdaderas necesidades reales de intercambio eléctrico entre Francia y España, en particular desde la entrada en funcionamiento en febrero 2015 de la línea eléctrica Baixas - Bescanó (Catalunya) de 1.400 MW que duplicó la capacidad de interconexión España - Francia a 2.800 MW. En realidad, los últimos datos oficiales de European Network of Transmission System Operators for Electricity (ENTSOE) sobre la interconexión eléctrica entre Francia y España indican una tasa de utilización de la capacidad de la interconexión entre ambos países de solo el 43% en los tres primeros trimestres de 2015. Así la capacidad de interconexión existente parece ser amplia y suficiente, más aún considerando la baja demanda eléctrica en España y su excesiva sobrecapacidad de generación.
  • Aunque estas mega-infraestructuras tienen un coste presupuestado elevadísimo, todavía carecen de estudios de viabilidad y análisis de coste-beneficio socio-económicos. No se justifican más que por la pretensión de la UE de crear un Mercado Único de la Energía que permita que gas y electricidad entren en la bolsa de valores para especular con ellos. Las únicas ventajas de las interconexiones son, por tanto, para el oligopolio energético, no para la ciudadanía y la transición energética.
  • Tenemos en Navarra necesidades mucho más urgentes y reivindicaciones mucho más antiguas que, teóricamente, no se pueden cubrir por falta de capital. Como ejemplo, solo una fracción de los 1.200 millones de € presupuestados para esta interconexión eléctrica serviría, sin duda, para fomentar una política y medidas concretas para la eficiencia energética y energías renovables locales y descentralizadas como el autoconsumo. Estas sí son necesidades reales en el ámbito energético.
  • Las grandes infraestructuras eléctricas tienen múltiples afecciones (para la salud, el paisaje, el medio ambiente, la calidad de vida, el valor de las propiedades que atraviesa, la soberanía energética, etc.) que no se solucionan ni siquiera mediante el soterramiento de la línea (que, además, teniendo en cuenta la reciente experiencia de la interconexión a través de Girona, no sería total, pues supone un importante sobrecoste).
  • El Pirineo navarro tiene un mayor valor natural y patrimonial, como Vd. lo sabe por su anterior dedicación,  y la economía de las poblaciones que viven en él depende en gran medida de un turismo sostenible y responsable, basado en su rico patrimonio natural y paisajístico. Las autopistas eléctricas de 400 kV son el equivalente en el siglo XXI a los pantanos de Franco. De hecho, tal línea de Muy Alta Tensión será en contradicción con el Programa de Desarrollo Rural 2007-2013 en la Montaña Navarra que la Asociación Cederna Garalur ha desarrollado bajo su responsabilidad. Las poblaciones del Pirineo navarro y las sierras de Aizkorri, Aralar, Urbasa-Andía y El Perdón quieren que les dejen vivir en ellos y cuidarlos para sus descendientes.
  • Estas interconexiones vienen impuestas desde Bruselas y se pretende implementarlas por la “vía rápida” (los ya citados “Proyectos de Interés Comunitario”). Sin embargo, en un auténtico alarde de falta de trasparencia, ni se consulta realmente a las comunidades afectadas, ni se realizan estudios independientes sobre su necesidad, minimizándose, por contra, los de impacto ambiental.

En resumen, los proyectos de autopista eléctrica Dicastillo – Itsaso y de interconexión eléctrica Cantegrit – Navarra o cualquier línea de Muy Alta Tensión de estas características supondría una grave e inasumible agresión a Navarra en particular su zona pirenaica. Una infraestructura que, por añadidura, resultaría innecesaria, enormemente cara e impuesta sin tener en cuenta los valores de quienes vivimos en el territorio.

Por todo ello, en nombre de las personas y entidades que constituyen la citada Red de Apoyo Mutuo (que figuran como firmantes en los documentos adjuntos y que se han comprometido a luchar conjuntamente contra estos proyectos) solicitamos formalmente al Gobierno de Navarra que:

  1. Se oponga rotundamente a dichas autopistas eléctricas Dicastillo – Itsaso y Cantegrit – Navarra o a cualquier otro trazado por el Pirineo navarro.
  2. Apruebe una moratoria a las interconexiones de esas características hasta que se realice un estudio independiente sobre cuáles son sus auténticas necesidades a largo plazo y se consensue de manera transparente y democrática un modelo energético verdaderamente sostenible y que responda a las necesidades de las personas y las generaciones futuras, y no exclusivamente a los intereses de las grandes corporaciones y las estrategias geopolíticas.

Bienvenidos sean los fondos del Plan Juncker si sirven para cubrir necesidades reales, como apoyar la inversión en la energía sostenible. Pero no aceptemos obras faraónicas impuestas, que en nada benefician a nuestro territorio, solo porque una parte del dinero llegue de Bruselas.

Agradecemos su pronta respuesta y nos despedimos atentamente.

Atentamente,

Martín Zelaia García
Presidente, Fundación Sustrai Erakuntza
Desde la Red de Apoyo Mutuo en respuesta a las Interconexiones Energéticas Pirenaicas

Adjuntos:

1. Declaración de Capella (11 de octubre de 2015, documento fundador de la Red de Apoyo Mutuo)

2. Comunicado de Sabiñánigo en respuesta a los megaproyectos energéticos trans-pirenaicos (12 de octubre de 2015)

3. Carta similar a la presente, enviada a Marta Gastón Menal, Consejera de Economía, Industria y Empleo del Gobierno de Aragón.

Una concentración de la Red de Apoyo Mutuo en respuesta a las Interconexiones Energéticas Pirenaicas, realizada durante el pasado Volt2