Denuncia de SOS Alkerdi al Defensor del Pueblo por la explotación con explosivos de una cantera en Urdazubi-Urdax

Tiempo estimado de lectura de este artículo: 
7 min.

Restos de la cueva Zelaieta II, en la cantera Alkerdi, UrdazubiPresentamos el informe (archivo PDF, 350 Kb) realizado por la plataforma ciudadana SOS Alkerdi como denuncia de la situación del proyecto de extracción de materiales mediante explosivos de la cantera de Alkerdi en Urdazubi-Urdax. Se trata de un completo análisis que ha presentado la plataforma como denuncia ante el Ararteko / Defensor del Pueblo de Navarra. El informe presenta el alcance de los daños producidos en la actualidad por las explosiones, y el riesgo que corren si continuara. En este artículo tienes un resumen de la denuncia y la ficha sobre este conflicto del Informe de Minas y Canteras de Navarra realizado por Sustrai Erakuntza. Existe otro informe similar realizado por Nabarralde.

Índice de la denuncia al Ararteko / Defensor del Pueblo de Navarra

  • Introducción y Antecedentes.
  • Cronología de la explotación de la Cantera de ALKERDI desde su inicio en 1974 hasta octubre de 2015.
  • Solicitud de la Plataforma SOS ALKERDI al Defensor del Pueblo.
  • Denuncias que formula SOS ALKERDI:
  1. Estamos ante un riesgo cierto para la integridad de bienes de altísimo valor cultural si se levanta la suspensión de los trabajos de voladuras.
  2. Estamos ante un riesgo cierto para la integridad de las personas si se levanta la suspensión de los trabajos de voladuras.
  3. Arbitrariedad en la aplicación de normas legales.
  4. Falta de transparencia y tramite de exposición pública de un proyecto de concesión por 30 años.
  5. No existe una adecuada Evaluación de Impacto Ambiental.

Situación de la cueva Zelaieta II en la cantera Alkerdi, antes y después de las voladuras

Solicitud de la Plataforma SOS ALKERDI al Defensor del Pueblo

La plataforma SOS ALKERDI, que reúne cerca de 200 personas del pueblo de Urdazubi y alrededores, estima que la implantación del proyecto de explotación a base de voladuras, ya ha provocado la destrucción casi completa de la cueva arqueológica de ZELAIETA II, y puede hacer desaparecer los únicos grabados rupestres conocidos en Navarra, declarados Bien de Interés Cultural, y demás restos arqueológicos que pudieran coincidir con el área de explotación de la cantera no estudiados a día de hoy. Entendemos que ninguna iniciativa empresarial puede poner en peligro un patrimonio de altísimo valor arqueológico, y la Administración no debería permitir que se superen normas y regulaciones de protección existentes para favorecer intereses privados en detrimento de los intereses generales.

Igual de preocupante es la peligrosidad a las que las persones van a estar sometidas si el Gobierno de Navarra autoriza los trabajos de voladuras en la cantera. Debido al peligro de proyecciones por efecto cráter, el Gobierno no permitirá la presencia de personas dentro de un perímetro de 600 metros en torno a la zona de voladura, salvo que se encuentren debidamente resguardadas.

El área susceptible de recibir proyecciones corresponde a 113 hectáreas de superficie. Afecta a decenas de edificaciones, en su mayoría viviendas, pero también bordas, naves agrícolas, restaurantes, casas rurales, una quesería, paradas de autobús escolar, antenas de telecomunicaciones, y las cuevas turísticas de Ikaburua, que reciben más de 30.000 visitantes al año. Nunca en 50 años de existencia de la cantera se han producido situaciones como éstas, y no es asumible poner en riesgo los bienes y la vida de las personas por unas autorizaciones del Gobierno que consideramos a todas luces insensatas.

Por último, no se ha realizado una adecuada evaluación de impacto de la nueva actividad de la explotación. El aumento en más de un 600% anual de volumen de extracción, utilización de 21.300 kg anuales de explosivos frente a 150 kg de media anuales utilizados hasta 2012, van a generar impactos no evaluados en el Estudio de Impacto Ambiental del año 1999.

Una evaluación que debería estudiar rigurosamente la afección:

  • al patrimonio arqueológico y su área de arqueológica aun no delimitada,
  • a la salud de las personas y su modus vivendi,
  • al patrimonio paisajístico, a la calidad de las aguas y hábitat de las especies protegidas
  • y a la próspera actividad económica de la zona basada en el turismo verde y cultural, en la ganadería, agricultura y comercio de frontera.

Visto que el Gobierno de Navarra pretende permitir que la explotación funcione sin evaluar su afección a todos los ámbito descritos anteriormente, poniendo en peligro la integridad de bienes de altísimo valor cultural, y la vida de los habitantes y visitantes de la zona, nos dirigimos a su institución, como último recurso que nos ofrece la administración, para que en la medida que le sea posible actúe en favor de la protección arqueológica, ambiental, y de los derechos de los ciudadanos a través de su mediación ante el Gobierno de Navarra que en nuestra opinión hace dejación de sus funciones en la defensa del Patrimonio Cultural de Navarra, del Medio Ambiente, de la salud de las personas y del desarrollo sostenible de la zona.

Restos de la cueva Zelaieta II, en la cantera Alkerdi, Urdazubi

Resumen de la problemática de la cantera de mármol Alkerdi, en Urdazubi/Urdax

1. Actores y sus roles: empresas, administraciones, colectivos...

2. Conflicto

El 15 de julio de 2014 se realizó una voladura ilegal en la cantera Alkerdi que provocó el derrumbe de la entrada de la cueva Zelaieta III (ver foto superior) y cuya onda expansiva afectó a caseríos y barrios cercanos, y a las cuevas de Ikaburu, visitadas por turistas en ese momento. Anteriormente ya se habían realizado otras 5 explosiones, que podrían haber afectado también a las cuevas. La oposición vecinal a la nueva actividad de extraer material con voladuras se inició por estos hechos.

Las cuevas catalogadas son 3: Ikaburu (abierta al público), Berroberria y Alkerdi. Esta última es la única de Navarra declarada Patrimonio Histórico Nacional por sus restos arqueológicos y grabados. Además, cercana a la cantera está la cueva de Zelaieta, que no está catalogada.

En 2013 el Gobierno de Navarra prorrogó la concesión de la cantera, y permitió extraer 12 veces más material y utilizar 24.000 kilos anuales de explosivos, cuando antes se utilizaba arranque mecánico y  150 kilos anuales de explosivos. El método de voladuras está prohibido por el Plan Municipal y por la Resolución 513/1999 de la Dirección General de Cultura, con el fin de proteger las cuevas.

3. Impactos (actuales y potenciales): ambientales, sociales, económicos...

La nueva actividad de la cantera pone en peligro la integridad de las cuevas y la actividad cultural y turística que se desarrolla en la zona. La empresa ha seguido trabajando desde la última voladura y ha sacado grandes beneficios del expolio. Las explosiones afectan a los más de 1.000 puestos de trabajo directos e indirectos de los distintos sectores de la comarca.

La cantera se localiza en un área en la que pueden existir cavidades que tengan tanto o más valor arqueológico que Alkerdi y Berroberria. Según un estudio reciente la cueva de Alkerdi contiene importantes imágenes de grabados, mayoritariamente de bisontes y también caballos. Los nuevos hallazgos elevan a Alkerdi a lo más alto del arte parietal del Pirineo Occidental, según el informe.

La cantera causa también un impacto muy negativo en la vida cotidiana de los vecinos y vecinas del entorno, perjudicando a la salud de las personas y a su bienestar.

4. Respuestas (sociales, institucionales, jurídicas…) y resultados obtenidos

En agosto de 2014 Sos Alkerdi denunció a la empresa ante el departamento de Medio Ambiente por no disponer de autorizaciones municipales ni ambientales, y a la Dirección de Cultura para que protegiera las cuevas. También impulso que el Ayuntamiento iniciara un expediente sancionador a la empresa. Posteriormente ha realizado concentraciones y charlas en diversos lugares, consiguiendo en mayo de 2015 que la Dirección de Cultura no levante la suspensión de las voladuras.