Nuevos desastres en el despliegue de las energías renovables en Navarra

    eu 1 Oct 2021 - Energía, Notas de prensa

    Pretenden instalar el equivalente a 1.000 campos de fútbol cubiertos de placas solares en terrenos agrícolas de la Cuenca de Pamplona

    Dos líneas de Muy Alta Tensión pretenden atravesar Navarra de forma paralela y a muy poca distancia entre ellas

    En la larga lista de macroproyectos eólicos y solares, 65 desde febrero, queremos llamar la atención sobre dos proyectos que están sobre la mesa. Ambos son una muestra del sinsentido y desgobierno en materia de desarrollo de las renovables en Navarra, y que va a provocar una auténtica devastación del territorio en el caso de que no se remedie.

    Actualmente se encuentra en exposición pública proyectos de polígonos solares fotovoltaicos en la Cuenca de Pamplona que cubrirían con sus placas 847 hectáreas de terrenos agrícolas, el equivalente a 1.000 campos de fútbol de superficie. Se trata de secanos cuya productividad cerealista es de las mayores de la península ibérica. A estos proyectos habría que añadir los presentados en la falda sur de El Perdón, y los que amenazan con el mismo tamaño en la Cendea de Galar, aún sin concretar.

    Plano de algunos de los proyectos citados a continuación (falta Amaya Solar 1)

    A día de hoy conocemos los siguientes proyectos fotovoltaicos en la Comarca de Pamplona:

    • Polígono solar fotovoltaico Amaya Solar 1, de 83 hectáreas en la Cendea de Itza, afectando a los concejos de Aldaba, Orderiz, Aldaz y Ariz.
    • Polígono solar fotovoltaico Campos de Zuloaga, de 193 hectáreas en las Cendeas de Oltza y Zizur, afectando a los concejos de Ibero en Oltza, y Paternain, Larraya y Erieta en Zizur.
    • Polígono solar fotovoltaico Amaya Solar 2, de 186 hectáreas en la Cendea de Zizur, afectando a los concejos de Larraya, Undiano y Muru Astrain.
    • Polígono solar fotovoltaico Amaya Solar 3, de 227 hectáreas en la Cendea de Zizur, afectando a los concejos de Undiano, Muru Astrain y Astrain.
    • Polígono solar fotovoltaico El Soto, de 158 hectáreas en la Cendea de Zizur, afectando a los concejos de Undiano, Astrain y Zarikiegi.

    Para comprobar el disparate y el desatino que supone la absoluta falta de planificación por parte de ninguna institución, ni pública ni privada, basta decir que hay terrenos en los que se superponen y se disputan tres proyectos diferentes. En concreto, los proyectos Amaya Solar 2 y El Soto se disputan la misma finca, y Amaya Solar 3 y El Soto disputan por otras cuatro. Esta situaciones esperpénticas son una constante del modo en que se están desarrollando las renovables en el Estado Español.

    Por otro lado, nos encontramos con un caso de estrago máximo del territorio. El concejo de Undio-Undiano sería uno de los pueblos más afectados al quedar completamente rodeado por los proyectos Amaya Solar 2 y 3. Ello acarreará la desaparición del 90% de las tierras de labor de este pueblo.

    Plano de la línea eléctrica Ejea – Vitoria – Gatika, promovida por la empresa Forestalia.

    Y si todo lo anterior pareciera poco, un grupo de empresas perteneciente a Forestalia pone el listón aún más alto con la intención de levantar una macro-línea de alta tensión para llevar electricidad, supuestamente renovable, desde diferentes macroproyectos solares y eólicos distribuidos en la zona de Ejea de los Caballeros en Zaragoza, hasta Vitoria-Gasteiz (179 km de línea), y Gatika en Bizkaia (267 km de linea), atravesando toda Navarra. La tensión nominal del proyecto en su mayor parte del recorrido es de 400 kV.

    Las características de este nuevo proyecto de Forestalia son similares a la línea de alta tensión (comúnmente llamada Autopista Eléctrica) que REE pretende realizar entre las inmediaciones de la subestación de Muruarte y la de Itxaso, en Gipuzkoa. De esta forma REE pretende revivir un proyecto, anteriormente denominado Dicastillo-Itxaso, y que históricamente ha sido paralizado por la oposición popular en múltiples ocasiones. El nuevo proyecto de REE se encuentra en la actualidad a exposición pública.

    Nos encontraríamos prácticamente con dos líneas de alta tensión, que transcurrirían de forma paralela en casi todo el trayecto, y a unos 150 metros de distancia una de otra, según hemos podido comprobar en los planos del anteproyecto de Forestalia.

    Detalle de la línea eléctrica promovida por Forestalia (en rojo), que discurre en paralelo con la promovida por REE (que en la zona representada en el mapa sustituye a la que existe actualmente, representada en verde).

    De este modo, este nuevo proyecto de evacuación de energías renovables a gran escala afectaría a las siguientes comarcas de Navarra:

    • Bajo Aragón: donde pasaría cercana a los municipios de Carcastillo y Murillo el Fruto.
    • Zona Media: pasando por Beire, Olite, Tafalla…
    • Valdorba: por Añorbe, Eneriz… (desde esta zona iría ya paralela al proyecto de REE)
    • Valdizarbe: Adios, Muruzabal, Uterga, Legarda…
    • Cuenca de Pamplona: Undiano, Astrain, Paternain, Ororbia, Aldaba, Otxobi…
    • Sakana; la recorre completa de este a oeste, afectando a prácticamente todos los pueblos, entre ellos: Errotz, Satrustegi, Uharte Arakil, Etxarri Aranatz, Altsasu, Olazti… Desde Altsasu se separan dos líneas, una hacia Gipuzkoa continuando paralela a la línea de REE hacia Itxaso, y la otra hacía Vitoria.

    Estamos ante un elemento novedoso. La función que realizaba REE de transporte de electricidad a grandes distancias, ahora también quiere ser llevada a cabo por empresas privadas. Y todo ello sin ningún tipo de planificación, y menos aún de forma democrática. Resulta del todo irracional dar como punto de destino de la electricidad producida en Zaragoza, puntos de enganche para evacuarla en las provincias de Alava y Bizkaia, a cientos de kilómetros de distancia.

    Es evidente que esto ya no se puede calificar de transición, y mucho menos pretender que ésta se encuentra planificada. Esto habría que calificarlo como el “Casino y el Monopoly” de las renovables. Un desastre así no se puede permitir, ni siquiera invocando a beneficios mayores como es la lucha contra el Cambio Climático. Esto acaba con la biodiversidad, el territorio y con los recursos naturales del planeta. Una vez más lo repetimos. Es necesaria una moratoria a todos estos proyectos, para poder racionalizarlos, ordenarlos y planificarlos en condiciones.