Presenta objeciones al proyecto europeo de línea eléctrica de alta tensión Comarca de Pamplona – Las Landas (Francia)

    eu 18 Ene 2019 - Energía, Informes de Sustrai, Línea alta tensión

    La Unión Europea ha abierto un proceso on-line de consultas sobre el proyecto de línea eléctrica de alta tensión a 400 kV entre la zona de Iruñea (seguramente desde la subestación de Muruarte) y Cantegrit (Las Landas, Francia). Este proyecto insostenible afectaría a la Comarca de Pamplona y los valles al norte, pero aun sin concretar: Ultzama, Esteribar, Erro, Baztan… En esta web de la Unión Europea tienes algo mas de información al respecto (en inglés).

    Os animamos a que participéis en la consulta presentando alegaciones de la manera simplificada que presentamos a continuación. Hay plazo hasta el 28 de febrero. La fundación Sustrai Erakuntza ya lo ha hecho!!

    Las objeciones las pueden presentar cualquier grupo o entidad, tanto las que están legalmente registradas como las que no, así como personas a titulo individual.

    Las alegaciones las tienes ya escritas en este archivo Excell, que debes descargar a tu ordenador (acuérdate del nombre de la carpeta donde se descarga). Puedes también leer el texto completo de la alegación al final de este artículo.

    Para participar en la consulta debes pinchar en este enlace de la web de la Unión Europea (se abre en una nueva ventana/pestaña del navegador).

    Como verás, es un formulario en inglés donde ponemos los datos de la persona o grupo que presenta la alegación. Solo los datos que aparecen con un asterisco (*) rojo son obligatorios. Pero proponemos que pongas los siguientes: tu nombre completo o el de tu organización (donde pone “Name:”), país (donde “Country:”), lenguaje (“Language”), y si se es organización (y de que tipo) o persona (“Citizens”).

    Después hay 3 casillas que indican si se permite que se hagan públicos estos datos o no. Proponemos que marques la 2º, que lo permite de manera anónima, pero puedes elegir cualquiera de las 3.

    Finalmente, hay que pinchar también en la última casilla por la que confirmas que has leído todo.

    Después se presenta la alegación, para lo que:

    1. En la parte de abajo verás un “botón” donde pone “Select file to upload”. Pincha en él y se abrirá una ventana con la que elegirás el archivo excell que antes hemos descargado en el ordenador. Ir a la carpeta donde lo hemos guardado y seleccionarlo. Darle a OK. Veremos como en la web ahora aparece el nombre de ese archivo en negritas…
    2. Un poco mas abajo está el botón azul “Submit”. Pinchar en él. Veremos como al cabo de un rato aparecerá en el navegador un “Thank you for your submitting your contribution.” Ya hemos mandado la alegación!!
    3. Si se quiere, podemos guardarnos un “justificante de la alegación presentada”. Para ello pinchar en el botón “Print” con lo que se abre otra página y nos da la opción de imprimirla como justificante. O si pinchamos en el botón “Get PDF” nos pide nuestro email y se supone que nos enviará a ese email un pdf con el justificante…

    A continuación tienes el texto completo de las 12 alegaciones que presentamos a este proyecto de línea eléctrica de alta tensión entre la Comarca de Pamplona y Las Landas (y a otras 2 en la zona Pirenaica):

    Considero que este proyecto de interconexión eléctrica NO contribuye a la integración del mercado, la sostenibilidad, la seguridad del abastecimiento y la competencia. Por tanto, no solo NO ES NECESARIO desde la perspectiva de la política energética de la UE, sino que, por las razones que a continuación se exponen, RESULTA CONTRAPRODUCENTE para esta, pudiendo incluso ser calificado como un PROYECTO SOBREDIMENSIONADO, COSTOSO EN EXCESO, INÚTIL E IMPUESTO (el típico modelo BAU —Bussiness As Usual—).

    Razones que fundamentan mi opinión:

    1. El proyecto apuesta por un modelo caduco y obsoleto (propio de escenarios económicos del pasado), basado en la centralización tanto de la producción como del transporte a través de grandes líneas. Por tanto, ignora e incluso resulta contrario a las tendencias de fondo, más racionales, que apuestan por la generación descentralizada con consumo local y autoconsumo, e incluso al propio objetivo de la UE de reducción del 27% del consumo energético en 2030 (Véase la estrategia de energía 2030 de la UE).

    Debe tenerse en cuenta, además, que un sistema basado en grandes líneas de transporte de Muy Alta Tensión requiere mantener un aporte de potencia continuo y que un fallo en una pequeña parte de la red se transmite a toda ella con gran rapidez, haciéndola más frágil. Sin una gran disponibilidad de energía (lo que es previsible en un futuro no muy lejano) un sistema basado en grandes redes de transporte resulta inestable y, a partir de un cierto nivel, puede volverse directamente inviable.

    Al respecto, hay que tener presente también que, según un informe del año 2010 del estadounidense Electric Power Research Institute (EPRI), España contaba en ese periodo con 189 Km. de líneas de 400 kV por GW de capacidad instalada, en comparación con los aproximadamente 100 kilómetros por GW existentes en la mayor parte de Europa (y la planificación de la red eléctrica española para el periodo 2015-2020 pretende aumentar aún más el número de líneas de 400 kV y de 220 kV repotenciadas).

    2. En relación con lo anterior, tras consultar los informes que pretenden “justificar” su necesidad, se constata que el proyecto se ha fundamentado en proyecciones de tendencias propias de los años 1990-2000. Se diría, por ello, que responde a una inercia que hoy en día, con un escenario económico y sociopolítico muy distinto, debería frenarse.

    3. En referencia al argumento con el que se pretende “justificar” su necesidad (el presunto aislamiento energético de España), puede comprobarse que es un falso argumento que se basa en un cálculo que ignora deliberadamente la demanda real y las líneas ya existentes entre España y Francia, dando lugar a una tasa de interconexión artificialmente baja (2-3%). Este resultado es el producto de calcular la tasa de interconexión a partir de la potencia instalada en ambos países en relación con los picos de consumo y no, como sería lógico, a partir de la demanda real, en cuyo caso, podría comprobarse, que la verdadera tasa de interconexión alcanzaría actualmente entre el 6 y el 8% (y es que, en ambos países, pero especialmente en España, con un 130% de reserva eléctrica, la potencia instalada supera con mucho el máximo de potencia jamás consumida).

    Por contra, un artículo científico estima que las necesidades de interconexión eléctrica de España ya están cubiertas. Este artículo (que se centra en las necesidades de nuevas interconexiones, almacenamiento, etc. de diferentes países de la UE para alcanzar un sistema eléctrico 100% renovable) concluye que será España quien pague más por una interconexión que otros países centrales de la UE necesitan, pero NO el nuestro. En definitiva, su justificación es falaz y solo resultaría “útil” desde la lógica puramente venal de las grandes corporaciones que dominan el mercado.

    Por contra, desde la lógica de los consumidores (la única que debería tenerse en cuenta en un proyecto que, presumiblemente, recibirá una fuerte financiación pública) resulta injustificado e inútil (dado su elevadísimo coste y lo expuesto en los puntos anteriores, supondría, por ende, un inaceptable despilfarro).

    4. En cuanto al objetivo de alcanzar un 10% de interconexión en 2020 (con el que se pretende justificar la necesidad del proyecto), no existen estudios ni evidencias que demuestren que tal tasa de interconexión beneficiaría al mercado energético (si no es con fines meramente especulativos), al desarrollo de las energías renovables o a la seguridad en el suministro. Por otra parte, resulta un objetivo poco o nada realista si se tiene en cuenta que la última interconexión construida (la MAT Baixas-Santa Llogaia) tuvo un desarrollo que se prolongó durante más de 10 años.

    5. El proyecto tampoco se justifica a nivel operacional: no existe una saturación actual de la red de interconexión Francia-España. La congestión fue de media del 52% en el sentido Francia-España y de solo el 12% en el sentido España-Francia, en el periodo 2014 – 2017. Resulta, por tanto, que la capacidad de interconexión actual es más que suficiente en ambos sentidos y que queda mucho margen de uso especialmente para exportar a Francia.

    6. Además, si se considera el exceso de potencia instalada y la actual situación de déficit eléctrico francés (probablemente estructural), el proyecto podría contribuir notablemente al alza de los precios de la energía, especialmente en España (véase lo ocurrido, recientemente, en enero de 2017). Al respecto, el propio regulador francés de la energía (CRE), en un informe de junio de 2016, señalaba que la capacidad total de interconexión existente (2.600 MW) está largamente infrautilizada en relación con la demanda media (1.000 MW), por lo que considera que «Los proyectos de lineas a través de los Pirineos no han alcanzado una etapa de madurez suficiente como para ser objeto de evaluaciones socioeconómicas relevantes», y que «La eliminación de las incertidumbres técnicas es un requisito previo antes de poder tomar una decisión sobre su oportunidad en términos de beneficios y costes que generaría» (Véase: Les enjeux économiques des interconnexions (15/06/2016)).

    También, en su informe «Les interconnexions électriques et gazières en France» (p. 74-75) de junio de 2018, la CRE indica de manera contundente que:

    Otros proyectos de interconexión entre Francia y España todavía se mencionan en el marco del grupo de Alto Nivel sobre interconexiones en el suroeste de Europa. Dada la magnitud del aumento de capacidad de intercambio que será efectiva después de la entrada en servicio del proyecto del Golfo de Vizcaya, la CRE ve necesario evaluar la situación como resultado de este nuevo refuerzo antes de decidir sobre la construcción de nuevas interconexiones.

    Por otra parte, las características técnicas y económicas de los nuevos proyectos en los Pirineos (estimación de costes, diseño, refuerzos de red necesarios, beneficios estimados) aún no están definidos, lo que no permite en esta etapa decidir sobre su interés para la colectividad. Finalmente, las restricciones ambientales no abogan por estos proyectos.

    7. Igualmente, el Tribunal de Cuentas Europeo (ECA) ha criticado la ausencia de una estrategia europea clara y estructurada sobre las interconexiones (Véase: Rapport spécial n°16/2015: “Se necesitan más esfuerzos para mejorar la seguridad del suministro de energía mediante el desarrollo del mercado interno de la energía”).

    8. Por añadidura, si se consideran los actuales intercambios energéticos entre España y Francia, puede concluirse que el proyecto contribuiría a apuntalar un modelo energético basado en grandes centrales nucleares y en los combustibles fósiles, siendo, por tanto, contraproducente para la transición energética.

    9. Así, creemos que el proyecto serviría para aumentar las importaciones masivas de electricidad nuclear desde Francia. Este ha sido el 75% del uso de las actuales interconexiones en 2017, cuando se han importado de Francia hasta 17.100 GWh, lo que supone 23,5% del consumo residencial español. Y esta energía de origen nuclear, que se adquiere en Francía a un precio muy barato (5c€/kWh en 2016) es revendida a un precio mucho más caro a los consumidores en España, a 25 c€/kWh (el 4º más caro de la UE). Se trata, por tanto de un pingüe negocio para las empresas eléctricas españolas, que no repercute en los consumidores.

    10. Por otra parte, hay que destacar como un factor muy negativo, la escasa transparencia en el desarrollo de este y otros proyectos semejantes, a lo que se suma que, en los informes que pretenden “justificar” su necesidad (elaborados por empresas con intereses en el sector), se observa que los costes de inversión parecen exageradamente subestimados (carecen de fuentes o referencias, y de detalle), al tiempo que sus presuntos beneficios parecen claramente sobreestimados.

    11. Especialmente preocupante resulta que no se hayan tenido en cuenta (al menos por la información disponible) los presumiblemente muy severos impactos medioambientales y sociales así como los futuros costes de mantenimiento de una infraestructura de las dimensiones de la que nos ocupa.

    12. Además, los proyectos de interconexión eléctrica transpirenaicos implican la reedición de un gran número de proyectos de autopistas eléctricas (400 kV) y de repotenciaciones de Líneas de Alta Tensión (220 kV) dentro de España, que REE pretendió llevar a cabo hace ahora alrededor de una década, con justificaciones que se han demostrado falaces, y que ahora quiere recuperar con la excusa de reforzar las citadas interconexiones. Entre estas tendríamos:

    1. En Aragón y Catalunya: el antiguo proyecto de Autopista Eléctrica Peñalba-Arnero-Isona (parte de la antigua Aragón-Cazaril) y la repotenciación de las líneas de alta tensión entre La Pobla de Segur (Lleida) y Foradada del Toscar, Escalona y Sabiñánigo (Huesca).
    2. En Euskadi y Navarra: el antiguo proyecto de Autopista Eléctrica Güeñes (Bizkaia)-Itsaso (Gipuzkoa) y el proyecto de Autopista Eléctrica Muruarte (Navarra)-Itsaso (Gipuzkoa).

    De esta manera, REE retoma su antigua y nefasta política del “mallado” de la red española de 400 kV pese a que, según un informe del estadounidense Electric Power Research Institute del año 2010, esta empresa ya había sobredimensionado entonces en un 198 % la citada red de 400 kV.

    Estas son las 12 alegaciones que presentamos. Han sido realizadas por la Red de Apoyo Mutuo en Respuesta a Megaproyectos Energéticos (de la que forma parte Sustrai Erakuntza), y las presentamos a todos los proyectos de líneas eléctricas transfronterizas que afectan al área Pirenaica.

    Si quieres saber mas sobre el timo de las interconexiones eléctricas, puedes leer este artículo: “Fake News y manipulaciones de Red Eléctrica de España”. Texto que también forma parte de este completo informe de Ecologistas en Acción: “Voces expertas para la transición ecológica”.